Bienvenida ... Bienvenido...gracias por visitarme...

jueves, 8 de marzo de 2012

Cosas de la Ciencia: Hormigas enfermeras.

Hormigas enfermeras.

Investigadores de la Universidad Julius-Maximilians de Würzburgo, en Alemania; realizan el asombroso descubrimiento de que una especie de hormiga africana cuida las lesiones de sus compañeras heridas en combate. Sin estos cuidados, el 80 % de las hormigas heridas morirían, pero gracias a ellos, solo mueren el 10%. Este comportamiento aparentemente altruista no se ha observado antes en ninguna otra especie de invertebrado.
Estas hormigas que, si no son médicas, al menos sí son enfermeras, pertenecen a la especie conocida por el nombre de hormiga Matabele (Megaponera analis es su nombre científico). Estas hormigas habitan el África subsahariana, extendiéndose desde unos 15º al norte del ecuador hasta el sur de África. El nombre de esta hormiga le ha sido dado en honor a los Matabele, tribu de terribles guerreros sudafricanos que conquistaron a sus tribus vecinas durante el siglo XIX.
Las Matabele son hormigas que solo se alimentan de termitas, a las que dan caza y captura en destacamentos de entre 200 y 600 individuos. Antes de montar el ataque, las Matabele envían hormigas exploradoras a la búsqueda de zonas donde pueda haber termitas alimentándose o bien los propios termiteros donde se alojan.
La exploradora comunica a sus compañeras la información de que ha encontrado un número de presas que merece la pena cazar. Se organiza entonces un destacamento de hormigas que forman una columna tras la hormiga exploradora.
La batalla es encarnizada. Las obreras de las termitas pueden ser presas cómodas, pero los soldados no son carne fácil. Estos defienden a las obreras ferozmente y son muy fuertes, pudiendo con sus mandíbulas matar a las hormigas o, cuando menos, arrancarles una o varias patas, lo que suele ser frecuente en las escaramuzas entre estas dos especies.
Las hormigas heridas liberan una sustancia volátil, otra feromona, que informa a sus compañeras de su estado. Estas acuden al rescate y en muchos casos transportan a la hormiga herida al hormiguero. Los científicos comprueban que las hormigas sanas lamen con gran cuidado por varios minutos las heridas de sus compañeras. Este comportamiento permite una curación mucho más frecuente. Sorprendentemente, las hormigas que han perdido solo una o dos patas, cuando sanan, pueden adaptar su locomoción y con las patas que les restan caminar incluso a la misma velocidad que las hormigas sanas. Pueden así ocuparse de las tareas de la colonia o incluso unirse a sus compañeras de nuevo en destacamentos de caza.
Estas investigaciones, además de permitir que nos maravillemos con ellas, es posible que la saliva de estas hormigas contenga sustancias antimicrobianas o antifúngicas, lo que habrá que estudiar.

Datos personales

Mi foto
Siero, Asturias, Spain
http://allumar.blogspot.com/